I just pretended isn’t real

Como si la canción acabase en ese mismo instante, la caja musical se cierra de manera violenta y aunque nadie lo esperaba, es la falta de esa música lo que me enloquece.

He estado atrapada tanto tiempo dentro de esas notas que poco a poco se convirtieron en parte de mi piel, mi manera de respirar y las únicas letras que sabía utilizar.

Al dejar aquella cajita encima del escritorio repasé con los dedos el filo rectangular de la mesa y en un gesto desesperado por hacerme daño intenté golpearla, pero mis propias manos me detuvieron.

Es extraño, crecemos acostumbrados al dolor hasta que nos duele demasiado el que ya no pueda doler más. Porque las decepciones acaban, las rupturas pasan, las malas rachas se diluyen y los corazones se fortalecen.

Y no tiene nada de malo el querer salir de ahí, aunque otros no puedan seguirte.

No tiene nada de malo desear algo mejor para ti, querer crecer y pasar página, aunque otros no puedan salir del mismo capítulo del libro.

Hoy se ha cerrado aquella cajita musical y aunque me duele no escuchar esa melodía, aunque me aterroriza no saberme los pasos y palabras de la nueva canción, me digo…

“…Soon you’ll get better.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s