Un bloqueo.

Un bloqueo se trata de un momento en el que de golpe no sabes cómo debes actuar. Te paraliza la sensación de poder elegir algo incorrecto y también te estremece el hacerlo bien.

¿Y por qué sentirías un bloqueo ante algo que puedes hacer bien?

Porque las emociones nos hacen implicarnos, nos hacen dar parte de nuestro tiempo a vivir y sentir algo. Y eso deja huella.

Cuando hablaba con mi amiga María el otro día sobre las inseguridades y recordaba un texto que escribí hace más de un año, me di cuenta de que llevaba meses y meses incapaz de escribir algo que surgiera desde el corazón.

Algo que no fuese planificado, que no implicase el análisis de un tema, la precipitación de palabras clave para posicionarlo, algo que simplemente… Fuese real.

Y pensando en ese famoso bloqueo, la verdad cayó sobre mí cuando pude ver que todos tenemos nuestros pequeños secretos y aunque pretendemos esconderlos, no es así.

No me refiero a que hagamos lo posible para que otros se fijen y vengan a solucionarnos la vida, aunque tampoco nos engañemos… Existen ese tipo de personas. Me refiero a que de vez en cuando aparece alguien que es capaz de mirar al punto exacto, en el momento indicado, con la intensidad necesaria.

A mí me ha pasado, con personas que conocía de toda la vida y sobre todo con personas que he conocido en cuestión de horas, días y meses.

¿Quizás esa mirada limpia es lo que les permite ver a través de mí? Sin prejuicios, sin un pasado, simplemente mirar y ver lo que soy. Lo que somos.

No lo sé, pero cuando se acercan apuntando a mi secreto y me preguntan por él. Abro los ojos. Bien abiertos, picándome por la cantidad de aire que entra en ellos y por fin, soy capaz de romper ese miedo, de hablar alto conmigo misma.

De desbloquearme.

Porque muchas veces creemos que no necesitamos de los demás, que no necesitamos un gesto, una palabra, un abrazo, una señal.

Pero el mundo está hecho para compartirlo, a nuestra manera. ¿Y esto qué quiere decir?

Que desbloquearse implica compartir la vida como tú quieras, con quien tú quieras y donde tú quieras.

Así que ahora estoy apuntando, derecha a tu bloqueo, para que lo compartas cuando estés preparado/a.

kristina-flour-185592

Un pequeño texto regalo, tras meses de ausencia. No tengo pensado ir posteando con frecuencia, pues paralicé el proyecto. Pero esto tenía que dejarlo aquí, como siempre… Por si a alguien le sirve. 🙂 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s