La Columna de Mosby (29): el poder de los labios rojos

Aunque la idea que me sugería Júlia era magnífica, me estaba costando horrores escribir sobre ello, de hecho, llevaba toda la tarde divagando por encima de mi cama intentando llegar a una conclusión.

Para ella los hechos eran muy sencillos:

Se pueden conseguir muchas más cosas cuando te pintas los labios, te da un poder diferente y acabas por dominar mucho más la situación.

Y algo que a mis ojos era casi una locura, porque un pintalabios no deja de ser mero maquillaje y me asustaba la idea de que mi amiga lo viese algo vital, lo que cambiaba era la actitud.

Nuestra actitud.

Porque da igual si eres mujer u hombre, lo que cambia es que estás dispuesta/o a conseguirlo, porque te sientes más poderosa/o.

¿Dejar o no dejar una marca?

love-heart-makeup-beauty

De inmediato lo puse en duda, jodida inseguridad, por lo que le espeté desde el otro lado del teléfono:

Pero cuando tienes una cita es casi imposible pintarse los labios y llegar al beso, acabas dejándole los morros bien rojos al chico/a.

Qué equivocada estaba, porque la respuesta que Júlia tenía preparada iba a hacer que consiguiera replantearme muchas cosas:

Eso te da el poder de decidir algo importante, si dejar una marca o no.

Entonces me di cuenta de lo que mi amiga quería hacerme ver. Y es que somos muy diferentes cuando nos proponemos algo, pensadlo, apenas visualizas un plan ya casi tienes la energía necesaria para hacerlo real.

Es como mi teoría de “la cantidad del plato, yo siempre digo que no existe el estómago lleno y que en realidad es según lo que ponemos en nuestro plato de comida.

Por eso hay menús diminutos que te llenan y a la vez eres capaz de comerte los platos interminables de tu abuela. Sin más, todo es cuestión de perspectiva.

¿Cuáles son tus labios rojos?

pintaredel-color-que-yo-quieraaquello-que-yo-decida-hacer

Así que empecé a pensar en mis actuales situaciones “labios rojos y me di cuenta que quizás yo no estaba teniendo la actitud necesaria.

Esperaba demasiado de mis amigos, cuando ni si quiera yo tenía claro dónde y cuándo quería estar.

Esperaba demasiado del chico que me gustaba, cuando ni yo misma estaba siendo seria en demostrárselo.

Y esperaba poder escribir mi primer libro, cuando ni había empezado a construir esa temida primera página.

Yo tenía el pintalabios en mi mano, ¿entonces por qué no era capaz de ponérmelo?

Si, dale al play amiga/o.

Porque justo cuando andaba pensando en la respuesta a esa frase, de la ventana de un piso en una calle de Granada, salía rompiendo mis esquemas esta deliciosa canción.

Y qué razón tenía.

Para mí esta canción es y será siempre un canto a “vivir la vida cómo uno quiere.

Así que me di cuenta, que me pondría el pintalabios cuando realmente decidiese hacerlo y que daría igual si fuese rojo, verde o amarillo. Porque sería mi pintalabios y eso lo haría único y especial para mí.

Porque por muchos empujones que nos den, muchas palmaditas en la espalda, muchos consejos y abrazos reconfortantes, nada ni nadie puede cuidarnos más que nosotros mismos.

Hoy es un nuevo día y deberíamos estar dispuestos a pintar, del color que queramos, aquello que estemos dispuestos a hacer.

¡Feliz miércoles!

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Te dejo mis redes sociales🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s