La Columna de Mosby (26): all I want for christmas is Blanes

Ya es día 21 de diciembre y empiezo a ponerme nerviosa, me quedan pocos días para cumplir un año más y aunque muchas/os tienen los cumpleaños cómo algo estúpido que con los años debería dejarse de celebrar, a mí el mío ME ENCANTA.

Seguramente tenga algo que ver que sea el mismo día 25 y que si o si nos pille a todos juntos celebrando la nochebuena (porque claro pasadas las 00h…) o la navidad mientras comemos en familia.

Pero cuando llevas unos cuantos años viviendo fuera, te das cuenta que la navidad se convierte en algo simbólico que se llama “volver a casa unos días”. Volver a Blanes concretamente.

Luces, paseos y pollo con gambas.

wjqedasn_ni-jeffrey-wegrzyn

Me encanta imaginar cómo habrán decorado el centro de mi ciudad, si habrá cambiado algo o seguirá todo igual que el año anterior, ver el Tió de nadal, comer en casa de mis tíos y abuelos.

Y dentro de comer, devorar el pollo con gambas de la yaya Encarna. BRUTAL.

Creo que todos tenemos un plato que sea la definición de navidad, ese es el mío. Cuando lo imagino tengo grabada a fuego la imagen de Encarna en cualquier cocina (depende de donde estemos comiendo) con una enorme sartén llena de pollo, gamba y salsitas.

Ay dios, estoy sufriendo ahora.

Pero volviendo al tema, el sentimiento de llegar a casa de nuevo me produce dos sensaciones muy diferentes:

  1. La pereza de tener que hacer la maleta y llegar a las mil a Barcelona.
  2. Más la pereza de tener que dejar todo lo que tengo en Blanes para volver a Granada.

Eso parece un poco la misma sensación cuando algo se acaba y debes iniciarlo de nuevo, ligar por ejemplo. Cuando una relación se acaba y al cabo e un tiempo tienes que volver a ponerte al día y a salir “al ruedo” a ver qué se cuece.

Confieso que normalmente mi inicio son las apps, hasta que me canso de ellas o bien porque el face to face del bar me basta, o porque he conocido a alguien que me interesa lo suficiente para dejar de lado esas distracciones.

tamara-39

Fotografía de mi verano en Blanes por Fran Decatta

Pero cuando vuelvo a Blanes al principio es como quedar con mi ex, tengo que ver todo lo que me encanta de él, recorrer cada calle de nostalgia y sentirme atraída por todo lo que en su momento me enamoró. Y pasan los días y me doy cuenta que nada ha cambiado.

Y rompemos, otra vez.

Salgo corriendo para Granada que soy yo, sola y con mis decisiones, con mi soltería empedernida y mis ganas de comerme el mundo. 

¿Es esta sensación algo común?

Me pregunto si nos pasa a todos, porque conozco bastante gente que en los festivos suele volver a sus casas o pueblos. Es curioso comparar experiencias.

De momento voy a seguir con algunas compras navideñas, disfrutar de esa sensación de nostalgia y ya cuando llegue la noche del 24 y sea un año más vieja os digo si ha cambiado algo.

Nos leemos mañana con otra columna más, ¡feliz miércoles!

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Te dejo mis redes sociales🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s