La Columna de Mosby (25): un jarro de agua fría.

Mi rutina suele ser más o menos la misma, con la única diferencia de si consigo despertarme antes o no. Una vez abro los ojos me preparo un té, vuelvo a mi habitación y mientras veo que tal lo hace el blog, pongo algún vídeo de YouTube que me permita desayunar tranquila.

Odio cuando no sé qué elegir porque tengo mil cosas que ver, igual que si no he acabado el desayuno, pero tengo que cambiar de vídeo, me pone bastante histérica.

Si, paranoias.

Pero apenas ha pasado 1h desde que he abierto los ojos y ya he trasteado el blog, ya me he puesto a trabajar.

Y tranquilas/os, parad todos aquellos pensamientos que sean algo parecido a esto:

Por dios Tamara, date un respiro. ¿Tanto te explotan?

Tengo la suerte de que ADORO mi trabajo.

Ain’t not hollaback girl.

Te invito a que pongas esta perfecta banda sonora para seguir leyéndome, porque esto se va a poner interesante.

Como te decía, tras despertarme, aún tumbada en pijama en mi cama he revisado algunas cosas, pero mientras decido darme privilegios en la mañana, como distraerme mirando cualquier cosa o yendo por el barrio a dar una vuelta, apenas me separo de las apps para no perder pista a lo que está pasando. Bendito sea Twitter.

Puedo estar comiendo y de golpe darme cuenta que es un buen momento para compartir algo, para responder a comentarios, para enviar ese email o para escribir ese post que se convertirá en viral.

Y cuchara en mano, escribo como puedo lo que espero sea un boom de visitas.

Pero quien me conoce sabe que soy un ajetreo social, al día me encanta hablar con muchísimas personas y sacar tiempo para beber un café con algunas de mis favoritas.

Ya dije una vez, que soy escritora brújula por dios.

u3ajsxhzm_u-freddy-castro

Eso significa que no puedo escribir si no siento el impulso de hacerlo en ese momento, si las emociones no apuntan esa dirección, siguiendo la metáfora, me cuesta mucho hacer algo que sea digno de leer.

Por lo tanto, la mayoría de estas columnas que lees las escribo al final de mi día, cuando debería estar durmiendo pero la cabeza me va a mil de cosas que podría hacer y decir.

Ahora mismo son la 1.23h de la madrugada y sigo con 50 pestañas de Chrome abiertas a la espera.

De nuevo, disfruto con lo que hago así que no sufras.

Pero te preguntarás, ¿Tamara a qué viene semejante coñazo que nos estás contando?

Esto viene a que cada cosa en la que pongo un poco de mi tiempo quiero que salga bien, que tenga sentido, que se valore lo suficiente como para ponerlo en práctica y llevo muchas horas de trabajo a mi espalda para que alguien pueda discutirme si merezco el lugar que tengo.

Así que ayer, cuando me comía la frase “esos contactos por debajo de la mesa, entre cables y router” al explicarle a alguien que había conseguido contar con la ayuda de un programador profesional, llamadme rara, pero me sentí pisoteada.

Y aunque algunas/os de los que me leéis ahora mismo penséis que no es para tanto, quiero preguntaros si tras 11h diarias de trabajo para llegar a resultados que os hagan sentir jodidamente orgullosa debo aguantar que alguien pueda decirme, por supuesto de broma, que los contactos que pueda conseguir se deben a favores bajo una mesa.

El título con el que me advertí y fallé estrepitosamente.

Gracias Eva por ayudarme a finalizar el título y a hacer de este post mucho más que #LaIndignació.

Y ojo, la persona que me dijo ese comentario sé que me quiere muchísimo de igual manera que yo, pero ojalá tuviera en su mente que a veces hay cosas que ya no se deben aceptar.

Que se ha acabado el momento de no decir nada porque es una broma común, porque yo, como muchas otras personas, no queremos que siga siendo común.

Así que por favor, seas quien seas que estés leyéndome ahora, antes de hablar piensa 2 veces si lo que vas a decir puede ofender a la otra persona desmereciendo su esfuerzo y trabajo. O mejor, piensa 2 veces si debes quedarte callado/a cuando te digan algo que te haga sentir así.

Por lo demás, vamos a seguir la semana dándole caña. Yo mientras tú me lees ahora seguramente ya he empezado con un té verde o correteo por la ciudad.

¡Feliz martes!

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Te dejo mis redes sociales🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s