La Columna de Mosby (23): si mi padre fuera una DNS…

Bueno, quizás no sea lo más acertado comparar a mi maravilloso padre con unas DNS, que para quienes sean del planeta Tierra en el que se conecta a internet sin saber muy bien cómo (y me uno a ese mundo todavía en parte), se trata de las conexiones que hay entre una página web y el servidor (la maquinita que guarda toda la información de la web).

Entonces me he quedado pensando en clase, mientras veía cómo Miguel configuraba nuestra futura página web, la cual por cierto id teniendo en mente estoesiot.es que va a dar mucha caña, qué pasaría si mi padre fuera esas DNS.

La rareza de la lógica absurda.

¿Y por qué estaba pensando yo en eso? Porque precisamente estos días mi amiga Marisol que vive en México quiere enviarme un paquete o carta, la cual en la dirección que le cedí no llega a la puerta de casa, si no al buzón que se encuentra en la entrada de la urbanización.

Claro, normalmente quien va a recoger las cartas es mi padre y las lleva a casa. Entonces siguiendo la lógica de la clase que hemos hecho en el máster sobre algunos conceptos… Mi buzón sería el dominio web, las DNS mi padre yendo a buscar el correo y el servidor web mi casa.

evx8-j2clmo-daria-nepriakhina

Y mientras toda la clase estaba pensando en lo importante que es que tus DNS estén bien redireccionadas y que no les pase nada, yo pensaba “joder, todas las cosas que hace mi padre y que son super necesarias para mí”, lo que me lleva al momento de la noche en que quise maldecir a Vueling.

Cuando un solo día parece un año entero.

La Monica Geller que hay en mí siempre tiende a organizar los pasos que va a dar al llegar a un lugar, así lo hago incluso cuando vuelvo a casa por navidad como el turrón.

Pero este año Vueling ha decidido que no me iría el día 22 de diciembre, si no el 23 y si, para muchos que os han podido cambiar fechas de vuelos (sobretodo internacionales, lo sé) un día de diferencia no es nada. Pero para mí, pues yo que sé, entré en colapso.

Claro que cualquiera puede entender que no es sólo por el día de diferencia, ni todo lo que haya podido planificar, es que es navidad y tengo ganas de estar con los míos.

Es lo que tiene vivir a 1000km de distancia.

negejmn3jzo-jon-flobrant

Tras unas cuantas respiraciones he sacado 2 cosas muy positivas de todo esto:

  1. Podré pasar la primera noche que llegue con dos de mis personas favoritas: Adrián y Jonás. Que parece ya tradición que seáis los últimos y primeros en verme siempre.
  2. Cogeré con más fuerza esos momentos bonitos con las personas que quiero.

A ver, no hace falta que haga mucha conclusión de lo que te estoy tratando de decir, yo creo que cada una/o ya lo saca en claro.

Reaccionar a los imprevistos buscando lo positivo suele ser uno de los movimientos más inteligentes que podemos hacer, así que lo aconsejo para todo el mundo.

Bueno, por hoy poquito más puedo deciros, de momento voy a seguir pensando en lo fascinante que es mi padre y en que tengo que decírselo más a menudo.

¡Feliz finde!

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Te dejo mis redes sociales🙂

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s