La Columna de Mosby (15): la batalla del influencer que quería ser libre.

Hay momentos en los que todo se acaba, instantes en que la vida se detiene y te deja unos segundos para ver todo lo que está ocurriendo y reflexionar. Sin duda, este podría ser uno de ellos.

Mientras yo me encontraba a las dos de la mañana, disfrutando de la música de Aleix y sus increíbles improvisaciones, me dedicaba a pensar en todo lo que era capaz de ocurrir en un solo día. Cómo una previsión económica y provisional que de golpe cae y tienes que reinventar.

Pero cómo dirían los grandes genios: reinventarse o morir.

Y sin querer, el último ponente del It’s All About Influencers, el señorito Fortfast WTF, me dejó con la boca abierta con su manual de supervivencia en cuanto al mundo influencer, o simplemente el mundo en el que se tiene en cuenta tu opinión.

Un mundo en el cuál empiezo a pensar que todos somos parte de él con un mensaje nuestro y propio y sin embargo, perdidos en cómo enfocarlo o distribuirlo.

¿Qué sentido puede tener dedicarle tanto tiempo a algo? ¿Debemos pensar sólo en la recompensa? Quizás nos hemos equivocado de planteamiento.

fmd_cru6otk-cathryn-lavery

Optimizando la influencia de las personas.

Y os hablaba de Fortfast antes, porqué he sido víctima de la opinión barata. Yo veía sus vídeos y sentía una mezcla entre risa y vergüenza de vivir en un país que siendo el 2016 tenga pensamientos más retrogradas que mi abuelo en su plena juventud.

Pero no veía más allá.

Y tras la gran ponencia (a la cuál solo pude asistir 1h y poco más) de Fortfast en la Universidad de Granada, te das cuenta que hay mucho más detrás de un vídeo que parece a primeras estúpido: un debate, una manera de plantear una problemática, una organización profesional y sobretodo, una vía de llegar a los demás para mostrarles tú visión del asunto.

Pero, ¿qué ocurre cuando sentimos que no valoran nuestra aportación? Porque dejadme deciros que eso ocurrirá muchas, muchísimas veces y que esas personas hasta que no se vean en la mierda, seguramente, no os tendrán en cuenta. Entonces, ¿abandonar o seguir?

j_-8hc3mzjw-luis-llerena

La diferencia del que aguanta el golpe y el que no.

Al final este blog parecerá sobre mi abuela, pero es que… ¡Qué queréis! Es demasiado especial esta mujer, se merece un Encarnier cómo dice Urrutia.

Yo siempre digo que lo difícil se puede explicar con una situación bien cotidiana y cuando pienso en el complejo problema que el Fortfast hablaba, sobre vivir dormidos y no saber pensar por nosotros mismos, me hace viajar en el tiempo y me veo en el centro de Blanes en un día que no sé por qué cojones había muchísima gente en el centro.

Debía tener uno 16 años si no menos y había tenido una pelea grandiosa con alguien que me importaba lo suficiente cómo para hacerme llorar en mitad de la calle (algo que por favor, no hagáis jamás a nadie, es jodidamente humillante) y corriendo por el centro me encontré con mi abuela que estaba paseando mirando tiendas.

Yo no sé que cara debería tener, pero mi abuela me cogió, me dio un klinex y me hizo caminar hasta una galería de arte en la cual entramos. Me quería morir de vergüenza, sin entender por qué ella había decidido meterme allí en medio del bullicio.

Sólo sé que ella miró los cuadros, los cuales estoy segura que no entendía y dijo lo siguiente:

Ahora mismo estamos en una galería, mira que cuadros tan bonitos y tú te los vas a perder porque estás llorando, esa persona que te ha hecho estar así te está impidiendo ver esto. Tamara, no vale la pena llorar por algo que te pongas como te pongas si no tiene que suceder, no va a suceder.

Y joder, qué razón tenía.

Y aunque suene extraño, relaciono el sentimiento revolucionario de Fortfast con lo que dijo mi abuela. Si todo aquello que NO va a suceder, no va a suceder ¿Qué perdemos en intentarlo o por lo menos no quedarnos con la duda?

Quizás muchos proyectos se comiencen en un mar de dudas.

Un blog el cuál no sabes qué temática elegir, una web que crees que deberías revisar entera, un libro que te da miedo escribir, un paso que te de miedo dar, un beso en la despedida que te encantaría haber dado.

Lo que ahora sé, por mucho que me de miedo lanzarme, es que no quiero vivir más proyectos llenos de “¿Y si…?” Creo que nos merecemos algo más que eso, ya sea por inversión económica o personal.

Me he ido por las ramas, pero lo que quiero decirte es que dejemos de tener miedo de comenzar cosas por no saber cómo acabaran. Vamos a hacer algo que se nos da bien a los humanos, que es vivir y ya el mundo de encargará de darnos las patadas que haga falta.

De mientras, entremos en una galería y miremos los cuadros que no sólo son preciosos si no que además también tienen un mensaje que deberíamos escuchar, cómo un día escucharán el nuestro.

¿Trato hecho? Feliz fin de semana 🙂

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Te dejo mis redes sociales🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s