La Columna de Mosby (10)

Madre mía, confieso que son las 3:30h de la mañana cuando escribo esto porque no sólo me he permitido el lujo de estar con mi amiga Adelina hasta las tantas, si no que tenía el DEBER de acabar la película de Sexo en Nueva York.

Me da igual que me juzguéis, era necesidad vital.

Lo siguiente que quiero hablaros es de cómo finalmente… He ganado la batalla con los vecinos, hoy fue oficialmente el primer día que no hubo música de la radio, e incluso me permití el despertarme antes, comprobarlo y volverme a dormir. Fue maravilloso.

Pero si no tienes mucha idea de lo que hablo, puedes ponerte al día con mi columna anterior. 🙂

Por el momento quiero hablaros de algo que me ha ocupado todo el día y que parece que finalmente la vida se encarga de enseñarte.

yimy3erbc3o-josh-felise.jpg

Hay que hacerse valer.

Algo que parece tan simple, créeme, no lo es. Muchas/os pecamos de pensar que la otra persona va a saber interpretar perfectamente cuanto valgo la pena o hasta que punto puede estirar nuestra paciencia.

Damos por sentado que nuestra visión de lo que es lógico e importante, es genérica. Pero por mucho que nos guste pocas/os son los que van a verlo todo exactamente cómo nosotros.

Por lo que hay veces en las que debemos explicarnos un poquito para así hacernos valer y sobre todo entender.

Voy a ser más concreta.

m0l5j8lqnzo-david-mao

No quiero que confundamos el hacernos valer con dar un portazo a las cosas que desde el principio no logran convencernos, si no, que precisamente porque no nos convencen sepamos dialogar y explicar los motivos por los cuales no actuamos con comodidad.

Voy a poner un símil. Si tú y yo fuéramos una pareja y discutiésemos, seguramente que la primera opción que te viene a la cabeza cuando te digo “hazte valer” es:

Voy a dejarla porque no me respeta/entiende.

O también quizás esta otra opción:

No voy a llamarle porque no tiene razón/no estoy de acuerdo/no me ha llamado ella

Pero siguiendo el símil, yo, como pareja tuya que soy, no concibo ninguna de estas cosas y lo único que veo es que no me estás hablando y has decidido ignorarme. 

Pero eso no es que yo entienda lo que tú vales como para mover mi culo por ti.

orhhb0f2kic-andy-tootell

Pues lo mismo pasa con todas las cosas, para hacernos valer tenemos que hablar y decir las cosas sin miedo. Y tal cómo Eli (nuestra profe de máster) decía ayer, nuestro tiempo también vale y hay que hacerlo saber a aquel que no parece pillarlo.

Incluso en aquellas aventurillas nuevas en las que nos estemos metiendo, tenemos que perder el miedo a decir NO a los demás, porque siempre que tengamos un buen argumento, una causa que para nosotras/os sea de peso… No hay discurso que pueda rebatir eso.

Y si no… Siempre puedes ponerles la radio a todo volumen y dar golpes en las paredes de su casa.

Nos vemos el lunes, ¡ten un buen fin de semana!

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado lo que has leído quizás te apetezca indagar más, te dejo mis redes sociales🙂 y sobre todo comparte tu opinión con nosotros en los comentarios:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s