La Columna de Mosby (8)

Ha sido un día de cambios, de saber dejar ir algunas cosas y de ponerse de nuevo manos a la obra para continuar esta semana. Sergi ya se ha vuelto para el norte y ahora me queda a mí el saber estar aquí en el sur con las ideas claras.

Para los que leísteis el último post, he de informaros que mis vecinos han puesto la radio tooooooodo el día, pero en fin, cadena 100 no está tan mal, habría sido peor si sonase la COPE. 😉

Pero lo que me ha suscitado este día no ha sido para nada elseguir sobreviviendo al mal rollo“, si no cómo la vida te llena de procesos en los que tras una gran subida, llegas al final.

Quizás ha sido la marcha de Sergi, porque decir adiós a un amigo siempre duele un poquito, pero no he podido sacarme de la cabeza esa idea.

naomi-august

¿Se puede vivir el final con la emoción de un inicio?

He estado pensando que hay muchas cosas con las que sentimos emoción cuando acaban, se me ocurren algunos ejemplos, quizás un poco absurdos:

  • El final de un contrato de trabajo de verano, en el cuál has acabado exhausta.
  • El final de una tarea de lo que estés estudiando o trabajando.
  • El final de una ruptura  que llevabas tiempo buscando.
  • El final de una atracción que te ha dado muchísimo miedo.
  • El final de esta lista de finales.

Pero entonces, si somos capaces de emocionarnos y sentir hasta alegría cuando algunas cosas acaban, ¿por qué con otras no? ¿Es que nos importa mucho menos lo que nos pasa a nosotros internamente que con los demás?

Me explicaré.

william-bossem

Cuando se trata de un final banal, por ejemplo el fin de un curso escolar (algo que todos hemos ansiado muchísimo) hemos sentido una alegría que no dependía de nadie más.

Nosotros estábamos contentos de ese final y no buscábamos otra persona que lo corroborase, estaba claro que era lo mejor para nosotros.

Sin embargo cuando rompemos una relación que no nos conviene o un proyecto que no está funcionando, nos duele muchísimo lo que sentirán esas otras personas o pensarán de nosotros. Pero, ¿por qué aquí no pensamos en que es mejor para NOSOTROS?

Lo que quiero decir, recordando un poco lo que hablábamos el otro día de egoísmo del bueno, que hay casos en los que debemos ser capaces de tomar decisiones que aunque nos duelan un poquito nos provoquen una emoción de felicidad ante el nuevo cambio.

La verdad que no sé de quién es la frase de: renovarse o morir. Pero es absolutamente cierta.

No sé, quizás estoy fantaseando tras mil horas de música de la cadena 100, pero quiero pensar hoy (y si te atreves piénsalo conmigo), que algunos finales que parecen sombríos esconden sonrisas.

¿Qué? ¿Te atreves a emocionarte conmigo?

Ten un buen miércoles. 🙂

Fotografía: Naomi August, William Bossem.

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado lo que has leído quizás te apetezca indagar más, te dejo mis redes sociales🙂 y sobre todo comparte tu opinión con nosotros en los comentarios:

Anuncios

Un comentario en “La Columna de Mosby (8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s