La Columna de Mosby (5)

Otro día más corriendo tras el jodido bus, si se supone que YO pago el billete ¿Por qué soy yo la que corre tras él?

Esto me ha hecho plantearme una duda casi existencial, seguramente inducida por haber ido a ver Dr. Strange al cine el otro día.

¿Cuantas cosas se escapan de nuestro control?

Con mi carácter digno de Monica Geller de FRIENDS son múltiples los momentos a lo largo del día en los que me siento frustrada:

  • Me frustro cuando no puedo desayunar tranquila porque hay ajetreo en la cocina.
  • Me frustro cuando el bus de golpe tiene un horario libre.
  • Me frustro cuando no puedo comer a la vez que veo algo en mi ordenador porque el vídeo no me carga a tiempo.
  • Me frustro cuando al ponerme la chaqueta, por mucho que me esfuerce, la manga del jersey se queda atrapada a mitad de camino haciéndome un brazo deforme.

Y no sigo porque habría que cambiar el nombre de la columna “la histérica de Mosby”.

alejandroescamilla-dude-walkin

La técnica ancestral de coger aire y contar hasta diez ha sido mi mejor amiga en incontables ocasiones. ¿Pero y si eso no sirve?

Pongamos por ejemplo mi situación actual.

Me paso TODO el día corriendo para poder cumplir en cada aspecto de mi vida. Corro para levantarme a tiempo y tener un momento para mí en el desayuno, también corro para alcanzar el autobús e ir a trabajar, corro para poder comer en 7 minutos en mi trabajo, sigo corriendo para llegar a clase, continúo corriendo para escribir en el blog y finalmente corro a casa para tener 25 minutos para poder desconectar mirando algo en el pc.

En definitiva, no paro de correr. Al final de mes estaré hecha un figurín, pero con una cara de mala ostia impresionante.

Dejar de controlar para tener el control.

Creo que por primera vez he llegado al limite de mi resistencia y tendré que dejar ir cosas. Dejar de controlar el tiempo y empezar a disfrutarlo.

chris-lawton

Tengo la sensación de no estar viviendo nada plenamente, de sobrevivir en un constante ajetreo que intento CÓMO SEA controlar, pero es imposible.

Siguiendo la moraleja de Dr. Strange, en muchas ocasiones tenemos que hacer cosas que no nos gustan tanto para un bien común o una meta que queremos alcanzar. Y así cómo en la película se nos mostraba que a veces lo que consideramos malo puede ser relativo, yo me he encontrado en este punto en el que a veces trabajar en mil cosas que no me gusten tanto me llevan a conseguir algo que realmente SI quiero hacer.

Quizás siguiendo un poco el pensamiento de Dewey (ya que esta semana en el máster que estoy haciendo lo hemos mencionado) debamos dejar que el caos invada primero nuestro laboratorio que es la vida.

Hacernos con el entorno, probar todas las posibilidades y cuando encontremos nuestro patrón y manera de usarlo seguir adelante sacando conclusiones lógicas.

Pero primero paremos todo ante el caos y dejemos que nos invada.

Dejemos que el “no encuentro las llaves, me giro cansado/a de buscarlas y están encima de la mesa” nos pase en nuestras cosas más importantes.

Dejemos entonces, que el control sea el que nos llame a la puerta y diga:

Oye, ¿es que te has olvidado de controlarme?

Fotografía: Alejandro Escamilla, Chris Lawton.

¿QUIERES MÁS?

iconoSi te ha gustado lo que has leído quizás te apetezca indagar más, te dejo mis redes sociales🙂 y sobre todo comparte tu opinión con nosotros en los comentarios:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s