Con estas gafas se ve mucho mejor.

Ponerse las gafas violetas es una metáfora que me encanta para entender el feminismo cotidiano.

Supongo que a estas alturas todos hemos visto la famosísima película Matrix. Pues bien, en una de las escenas, Neo, el protagonista, tiene la opción de tomarse una pastilla azul para permanecer en un mundo de felicidad ilusoria e ignorancia o bien tragarse una pastilla roja y abrir los ojos a la cruda – pero liberadora – realidad.

Pues cuando te pones las gafas violetas, eliges, como Neo, ver la realidad.

Consiste en mirar el mundo con una mirada crítica desde el punto de vista del género para ver las desigualdades entre hombres y mujeres.  Es una nueva manera de ver nuestro alrededor, para darnos cuenta de las situaciones injustas, de desventaja, de menosprecio, etc.

De repente con esta nueva mirada empiezas a contar cuántas mujeres participan en ese debate de la tele, como sexualizan el cuerpo de esa joven en ese anuncio publicitario, cómo separan por género en aquella juguetería…

Aprendes a visualizar nítidamente cada machismo en tu alrededor. Pequeñas cosas que tenemos tan interiorizadas que no nos dabamos cuenta antes. Porque da igual, porque siempre ha sido así.

ff58cd_9d735e1efcb94bff99a977a91018ac13

En la imagen vemos los tipos de violencias hacia la mujer en la sociedad, unas visibles y otras invisibles. Pues la forma más baja, la más sutil, la más imperceptible, la que está abajo de todo en la escala, es el micromachismo.

¿Por qué es importante si es la más baja y menos dañina?

Pues porque es la más cotidiana y por lo tanto es la más difícil de identificar. Es invisible para quien todavía no lleva las gafas violetas.

¿Qué son los micromachismos?

Son  microabusos  y  microviolencias  que  procuran  que  el  varón  mantenga  su  propia posición de género creando una red que sutilmente atrapa a la mujer, atentando contra su autonomía personal si ella no las descubre.
Para favorecer la igualdad es necesario reconocerlos y transformar estas pequeñas actitudes.

Te lo muestro a continuación en un vídeo para que veas a lo que me refiero:

Hace siglos que vivimos en una sociedad patriarcal hecha por y para los hombres. Y es muy difícil no tener actitudes machistas, casi imposible.

Y aunque este tema parece que sólo incumbe a mujeres, nada más alejado de la realidad. Para demostrarlo, El Diario lanzó una campaña que se volvió viral donde expresaba cómo los micromachismos, actualmente se ha convertido en un blog donde puedes ver todas esas experiencias y el comprobar que mirar a través de las gafas violetas es un asunto de todos:

Aquí no se trata de ver quién es más machista que cuál, sino de quiénes estamos dispuestos a observarnos, cuestionarnos, a darnos cuenta de nuestras conductas o pensamientos y a hacer autocrítica para modificarlos.

Espero que te haya gustado mi primera publicación y por supuesto estaré encantada de responder a tus preguntas y comentarios.

Redes sociales:

Podéis encontrarme en twitter:

@hard_clementine

blackbird

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s