La elasticidad de la cuerda depende de ti.

Hoy he decidido que ha dejado de importarme la hora desde que lancé al vacío mi reloj.

Me prometí no dar los pasos contando los segundos y el destiempo que podía llevar en cuanto a ti.

Algunas cometas vuelan antes que otras.

Y yo, sin los pequeños minutos que puedan acompañarme, me sentí atrapada en aquella cometa que no quería despegar.

“Prueba a darle más cuerda libre para que alce el vuelo, aléjate y corre” era el consejo de muchos. Aléjate y corre.

Pero yo miraba esa cometa y no era capaz de moverme, la cuerda se antojaba rígida, inflexible, y mi reloj apuntaba que mi tiempo con ella estaba por acabarse.

Nadie debería vivir con el miedo a que la cometa se eleve y no quiera regresar.

8793028482_606cf6560b_k

Dejé un poco de cuerda y di dos pasos, seguía preocupada por el tiempo, por contar los segundos, los detalles, los suspiros.

Dos pasos más.

La cometa se empieza a alzar y en ese momento lo entendí todo, vi aquello que no quería ver.

Que las cometas están hechas para volar bien alto y nosotros desde aquí abajo ser capaces de admitir que a veces la belleza se observa de bien lejos.

Corté la cuerda y lancé el reloj.

 

¡Muchas gracias por leernos! Si te ha gustado no olvides dejarnos un comentario con tu opinión y por supuesto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s