Me echo de menos a mí.

Ayer vi un vídeo que me dejó despierta casi toda la noche, hablaba de los encuentros y las despedidas de una manera muy peculiar, el chico se hace llamar “el canal de Korah” y tiene vídeos que valen MUCHO la pena ver.

Pero ese vídeo tenía unas palabras que me persiguieron la noche entera.

Habla de echar de menos, en general, a una persona, situación, sentimiento, momento…etc. Pero, ¿y si lo que realmente echamos en falta es nuestra versión de nosotros mismos?

Korah, ¿estás diciéndome que no echo de menos a esa persona? ¿que cuando pienso en mis momentos favoritos ni si quiera estoy viendo que somos dos?

¿Todo lo que veo es esa versión de mí que me gusta tanto?

No sabía por donde empezar, yo pensaba en personas, en manos, en abrazos, en momentos escuchando una canción juntos, en paseos, en borracheras, todo. Todo me pasaba por la cabeza a tanta velocidad y sin embargo, quizás lo que más pasaba era yo misma.

Y es que me he dado cuenta,tras reflexionar con esas palabras… Que yo adoraba mi sonrisa al pensar en esa persona, adoraba la espera de la siguiente frase en nuestra conversación, adoraba mis nervios al girar la calle y encontrarnos, adoraba mis noches sintiéndome querida, todo so me fascinaba.

Pero siempre fui yo.

Y claro, me odiaba cuando estaba mal esperando algo que no llegaba, me odiaba cuando todo lo relacionado con un número par me asqueaba, me odiaba cuando era incapaz  de escuchar mi música por pensar en ti. Me odiaba, porque odiaba esa versión de mí.

Creo que a todos nos pasa, odiamos cuando nos vemos de una manera que no querríamos ver a otra persona, sin embargo esa es la única manera de darnos cuenta de que no queremos sentirnos así.

Mil veces, he escuchado e incluso dicho a mis amigos que tu felicidad no puede provenir de los demás, tiene que ser tuya, porque al final del día cuando te metes en la cama, sólo quedas tú con tu descanso y paz mental.

Quizás, para dejar atrás algunas cosas sea más fácil decirnos que no las echaremos de menos y tampoco a nosotros en aquel momento preciso, porque no hay nada más satisfactorio y gratificante que mirase el presente con una gran sonrisa en los labios sabiendo que tomaste la decisión acertada.

Y así, quiero acabar todos mis nuevos días.

Fotografía de una chica mirando unos libros apoyados en el suelo.

Fotografía: Fran Decatta

¡Gracias!

  1. Deja un comentario en el blog:)
  2. Puedes unirte a mi página de facebook ¡No te olvides de darle al Me Gusta!
  3. También puedes escribir un tweet y decir todo lo que opinas en mi perfil @TamaraMosbyT o añadiendo el hashtag #loquenoescribíayer
  4. Finalmente, puedes seguirme en Instagram
  5. Madre mía… y ahora también en Youtube
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s