El cuentagotas.

Hace menos de dos semanas le dije a mi mejor amiga “el problema de decir cosas bonitas cada día es que cuando un día no se dicen creemos que algo pasa”. Y ella asintió.

Pero lo que no le dije a mi amiga era que sentí mucha tristeza tras su confirmación. 

Nada me pareció más desolador que aceptar que puedan haber días sin cosas bonitas, pero supongo que nos hemos acostumbrado al romanticismo atroz. Y que es más sencillo vivir en Romeo&Julieta porque ya está escrito y sabemos cómo acaba, que simplemente descifrar nuestra aventura.

De camino a mi casa me quedé pensando en todas aquellas cosas bonitas que yo no había dicho, desde un absurdo “me alegro de verte” hasta un “me sorprendí echándote de menos” y sin embargo, nadie las supo más que yo.

Y al no decirlas se convirtieron en trocitos de historia del libro llamado “¿Y si…?”.

Que gran libro, ¿verdad?

También es cierto que uno/a no puede ir gritando a 4 vientos todo lo que se le pasa por la cabeza, sin embargo creo que muchas veces ponemos el filtro un tanto exagerado.

Llegué entonces a la conclusión del cuentagotas mientras abría la puerta de mi edificio, es una teoría que se me ha ocurrido en 10 minutos así que no exijáis mucha lógica.

¿Y si decía cada día algo que para mí fuera especial a personas concretas? Gente a la que realmente tuviera que decirle eso, en ese día, en ese momento.

Quizás de esa manera, aunque aún dentro de los libros de Shakespeare, pudiera escribir mi historia junto a las personas que yo considerase importante.

Supongo que no siempre será fácil, a veces es incluso doloroso, pero poder estar tranquila sabiendo que nunca más tendré la duda de qué podría haber pasado… Es algo muy gratificante.

Total, ¿que puedo perder?

Hay muchas cosas que creemos tener en nuestras vidas que están a solo un paso de salir por la puerta. ¿Que malo puede tener el por lo menos despedirlas con un sentimiento que te de paz?

El cuentagotas, lo puse en marcha nada más llegar a esa idea, no perdí el tiempo. No merece la pena esperar a decir algo que en tu mente se muere de impaciencia por salir.

Y quién sabe, puede que ahora incluso, alguien en algún lugar, tenga un mensaje para ti esperando a que la gota caiga justo donde tenga que caer.

Imagen del cuello de una camiseta.

¡Gracias!

  1. Deja un comentario en el blog:)
  2. Puedes unirte a mi página de facebook ¡No te olvides de darle al Me Gusta!
  3. También puedes escribir un tweet y decir todo lo que opinas en mi perfil @TamaraMosbyT o añadiendo el hashtag #loquenoescribíayer
  4. Finalmente, puedes seguirme en Instagram
  5. Madre mía… y ahora también en Youtube
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s