Inseguridad.

La inseguridad es un tema muy jodido.

Un sentimiento que llama tímido a tu puerta y te pide el paso, se sienta en tu salón y no se mueve pero te mira fijamente y cuando menos te lo esperas está caminando contigo por toda la casa con sus manos en tus hombros. Odio esa sensación.

He querido hablar de esto porque hace cosa de unas tres semanas fui a uno de mis canales de YouTube favoritos, Doddleoddle, en el que un vídeo me había llamado la atención pues el título era My Insecurities y al verlo me quedé un poco pensativa pues la gran mayoría de cosas que se comentaban eran inseguridades físicas. Lo cual no desmerece el vídeo para nada, simplemente me dio una sensación algo incompleta ya que creo que las mayores inseguridades son totalmente emocionales.

_MG_0389

Tu has puesto un candado y yo quiero darte la llave perfecta para abrirlo, pero no la tengo.

Las inseguridades suelen nacer de los miedos que tenemos de nosotr@s hacia los demás:

  •  Van a pensar que soy demasiado extrovertid@, no hagas tantas bromas.
  • No quiero parecer muy emocionad@, actúa indiferente.
  • Le quiero, haz que no se note.
  • Me apetece mucho volver a salir por ese lugar y verle, mejor no, no parezcas desesperad@.
  • Quiero viajar y hacer algo diferente, sé responsable, ellos esperan que lo seas.

Si has sonreído con alguno de esos ejemplos anteriores o mínimo pensado en alguna persona que sepas que se siente así, amig@ bienvenido al insecurities hell.

Las personas inseguras (en las que me incluyo, de cabeza) solemos tener una especie de altibajos a causa de la lucha interna en la que vivimos casi de manera constante, esto nos lleva a tener días en los que “te comerías el mundo” y días en los que no sabes si quiera si has hecho bien al haber llamado, enviado aquel mensaje, saludado de aquella manera…

Creo que no hay una solución perfecta para esto y cuando le pregunté a mi mejor amiga, ella utilizó una frase que me gustó mucho: tu has puesto un candado y yo quiero darte la llave perfecta para abrirlo, pero no la tengo.

Me dejó pensando un buen rato porque sobretodo ella había dicho “tú has puesto un candado” y era muy cierto, las trabas y problemas en la inseguridad se los genera siempre uno mismo y aunque nos retorcemos de dolor muchas veces porque las cosas no salen como esperamos, no nos damos cuenta que en algunas ocasiones el cambio debe salir de nosotros principalmente.

Es muy difícil explicar para los demás lo que crees que es la inseguridad porque de manera inconsciente siempre eres subjetiva, puedo dar a entender lo que yo siento y quizás se acerca a lo que vosotr@s conocéis, pero jamás será exacto.

La inseguridad a mi me atrapa cuando soy incapaz de sentirme completa, puedo haber vivido algo verdaderamente precioso pero si no soy capaz de pensar en el siguiente paso, empiezo a cuestionar enormemente lo sucedido y busco puntos de conexión con uno u otro futuro. Me asusta pensar que ha sido algo puntual y que no volveré a sentirme de ese modo.

Hace menos de una semana leí en un tweet la siguiente frase:

Una persona deja de ser libre cuando no dice lo que piensa o siente por miedo a las consecuencias.

Me quedé perpleja delante de semejante sentencia, evidentemente no la llevé a un terreno general porque está claro que siempre hay situaciones en las que las consecuencias superan al ser “bocazas”, pero me preocupó darme cuenta de la cantidad de veces que mi inseguridad me había mantenido en silencio por miedo a la consecuencia que mi acción tendría.

_MG_0356

Por haberme quedado en silencio, por el miedo a que si alzaba la voz ya no habría una “otra vez”.

¿Cuantas personas siguen en tu vida por inseguridad a decirles lo que verdaderamente piensas?

¿Cuantos trabajos has tenido que odiabas por inseguridad a invertir en lo que realmente deseas hacer?

¿Cuantas cosas has creado (escrito, fotografiado, grabado, bailado) y no has dejado que nadie vea por inseguridad de su calidad? 

Soy incapaz de no poner una cara de ironía si pienso en la cantidad de capull@s que he mantenido hasta día de hoy a pesar de que apenas se merecían mi saludo. De la cantidad de desplantes, de malas contestaciones, de tardanzas, de pesadez, de inquietudes, de imágenes que no debía ver, de situaciones que muchos no desearían aguantar… por haberme quedado en silencio, por el miedo a que si alzaba la voz ya no habría una “otra vez”.

Pero mi abuela (como siempre) me ha dicho que cuando me mira piensa que tengo suerte de vivir en una actualidad que puedo moldear de un día para otro, el valor de decir NO cuando debo decirlo y el de decir SI cuando realmente deseo algo. Ella siempre me dice que es importante sentarse y ver que pasa, que no hay nada malo en tener todo en la mente antes de decidir algo, pero que cuando lo decida lo haga haciendo lo que yo quiera hacer porque el día de mañana estos serán mis recuerdos y no los del vecino.

Ella me habla dándome a entender que antes era un “lo que te tocaba era lo que había” y podemos estar más o menos de acuerdo, pero si es cierto que ahora cuando caminamos tenemos 20 puertas abiertas y que podemos entrar y salir de todas las que queramos si nos lo proponemos.

Estuve buscando algunas películas actuales que me hicieran pensar en el concepto de la seguridad personal y da la casualidad que a finales de 2015 hay un par de ejemplos buenísimos, en ambos casos se trata de la visión e idea de dos mujeres pero aún así es aplicable a toda persona que lo sienta de verdad.

descargaPor un lado está JOY, un film en el que salen actorazos de la talla de Robert de Niro, Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, y tiene momentos de diálogo que personalmente me pusieron los pelos de punta, cierto es que no es una película que tenga una historia que te deje semanas pensando, pero si que toca directamente el ámbito personal en el que se concentra la capacidad de soñar, de luchar por los sueños y te hace recapacitar sobre alguna de estas cosas comentadas ya en el post que lees.

Por el otro lado, está El becario donde de nuevo encontramos a Robert El-Becario-posterde Niro acompañado de Anne Hathaway, esta película toca directamente el tema de la inseguridad a través de “Jules Ostin” una de las protagonistas. Creo que hay escenas muy reflexivas y que te llevan sin lugar a dudas a decir que cojones estoy haciendo.

Animo a que les echéis un vistazo, por hoy quiero quedarme con una conclusión que poco a poco voy sacando de todo esto y es que todo aquello que no quiera quedarse en tu vida por ser quien eres o decir lo que piensas, ¿merece la pena tenerlo si no lo estás viviendo de verdad?

¿Difícil, no?

Ya veremos.

 

¡Gracias!

  1. Deja un comentario en el blog 🙂
  2. Puedes unirte a nuestro grupo de facebook
  3. También puedes escribir un tweet y decir todo lo que opinas en mi perfil https://twitter.com/TamaraMosbyT o añadiendo el hashtag #loquenoescribíayer y mi usuario @TamaraMosbyT
  4. Finalmente, puedes seguirme en Instagram
  5. Madre mía… y ahora también en Youtube
Anuncios

2 comentarios en “Inseguridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s