La claridad en los espacios compartidos.

Tras unos cuantos días de meditación, citas y sexo sin compromiso, me he dado cuenta de lo incapaces que somos en muchas ocasiones de decir que NO a las cosas. Sobretodo cuando se trata de la zona borrosa que hay entre la amistad y ese algo más. Muchas veces por comodidad, otras porque realmente aun no sabemos que es lo que queremos e incluso porque sabemos tan bien lo que queremos que no podemos expresarlo de manera que alguien no salga perjudicado.

tumblr_l9fj8wlPwY1qcb58yo1_500Con estas ideas en la cabeza necesitaba buscar alguna película que me refrescase un poco la mente, que me diera una respuesta o visión de la que poder reírme o negar, y llegué al film “¿Qué les pasa a los hombres?”, lo que siempre me ha gustado de esta película es que da una visión tanto femenina como masculina de lo que vivimos las personas al estar sintiendo algo por otra. Y lo que más he odiado siempre ha sido como agacho la cabeza ya que he escuchado todas y cada una de las frases que los amigos se dicen entre si cuando las cosas con un/a chic@ no van bien.

Tópicos que por desgracia hemos escuchado tantas y tantas veces. ¿Pero por que nos cuesta darle la patada a algo que no es tal y como queremos que sea? Irónicamente, a parte de la historia central de la película, me 2270_4he fijado mucho en lo que nos cuentan (entre lineas) Jennifer Aniston y Ben Afleck, no quiero hacerte spoiler pero diré que son dos personas que aunque quieren estar juntos, tienen expectativas diferentes de lo que pasa entre ellos.

Y me ha venido a la cabeza las innumerables veces en las que hemos cedido solo por estar cerca de la persona que nos hace sentir algo, cuantas veces hemos dicho que eso “ya nos estaba bien” cuando realmente queríamos algo más o diferente y cuantas veces no hemos dicho adiós a pesar de saber que es lo mejor para nosotros por conseguir unos días más de esperanza absurda.

¿Se trata de romanticismo de nuevo? ¿quizás es porque esperamos que las cosas cambien a nuestro favor?

Bueno, no lo sé, ojala tuviera esa respuesta, lo que si se es lo que viene después y que podemos ahorrarnos, sea cual sea el caso, nos queda un tremendo dolor de cabeza de la cantidad de pensamientos y entresijos que provocamos nosotros mismos. Nos da miedo preguntar las cosas por la reacción que esto pueda provocar, pero ¿y no importa lo que nos provoca a nosotros? ¿no quieres saber por cuanto tiempo vas a estar así?

Vale la pena ser honest@ y decir la cosas tal cual las siente uno, de hecho, en muchos casos no tenemos “nada” así que lo que podemos ganar o perder puede que no haga que eso cambie. ¿Dónde está el problema entonces?c5cd3523812f981727fd9d5411aa23fb

Ya se que esto te lo has planteado muchas veces antes, pero ahora una extraña te lo propone: vive como tu quieras, pide lo que tu quieras, di adiós a lo que tu quieras.

A veces no hace falta dejar las cosas para que “estas vuelvan” como nos han dicho mil veces en nuestras vidas, quizás sea más sencillo, quizás solo baste con decir: ¿vienes o no?

Hagamos una pausa, porque quiero hablar de un libro muy especial para mi y que creo que ahora mismo nos va genial, se trata de un libro que me ayudó por otro motivo muy diferente al que estamos hablando aquí pero empezaba con una especie de metáfora.

Imagina dos carruajes, pueden ser como quieras, tu vas viajando en uno y paralelo a ti, va otro, en algún momento te das cuenta de que hay alguien dentro de el, os saludáis, os miráis un buen rato, hacéis señas y cuando es oportuno, esa persona salta y se sube a tu carruaje, pasáis el tiempo juntos. Es divertido, es genial, pero más adelante en este viaje, esa persona vuelve a su carro, no sabemos los motivos, simplemente nos hemos quedado solos de nuevo. No se va, sigue ahí en su carruaje, mirándonos desde “lejos”, aun presente, pero separados.

¿Por qué ocurre esto?

Porque aunque vivimos momentos con otras personas, el camino a recorrer es solo nuestro y nadie más que nosotros decide como vivirlo y al lado de quien hacerlo. Pero no lo olvides, tus decisiones también importan.

También importa lo que ya no quieres vivir.

También importa cambiar las cosas.

También importa ser sincero y honesto con uno mismo.

Hoy otro regalito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s