El bolígrafo que utilicé ayer.

Tras unos cuantos días de meditación, citas y sexo sin compromiso, me ha pasado por la cabeza que en muchas ocasiones tendemos a comparar lo que vivimos en el momento con cosas de nuestro pasado, esto solo tiene una palabra y se llama: recuerdos.

Los recuerdos son un poco traicioneros, aunque muchas veces acaban siendo solo un dibujo de aquello que nosotros queremos recordar, de alguna manera incluso idealizada o modificada: aquel último beso, aquel restaurante que nos decepcionó tanto, aquella frase inesperada que dijimos y resulto cambiarlo todo… movie-quote-quotes-text-Favim.com-524627

Pero los conservamos, sin ellos no seríamos más que caminos vacios en los que transitan muchas emociones que no dejan huella alguna y estos recuerdos nos hacen ser diferentes con las personas que más tarde nos encontramos en nuestras vidas. E incluso a veces intentamos ser de la misma manera, para demostrarnos que aquello era efectivo o simplemente que podemos vivirlo tal como nos hubiera gustado, ahora con esta nueva oportunidad.

Los recuerdos nos hacen valorar las cosas en una escala, aquello que nos llego dentro y que jamás podrá compararse (por mucho que algun@s lo intenten), aquello que nos hizo enfadar por la verdad del asunto y que sin embargo queremos dejar atrás (por mucho que algun@s pretendan hacerlo presente constantemente) y aquello que simplemente no deseamos haber vivido jamás.

Pero, ¿por que vivimos tanto de los recuerdos? ¿por que nos cuesta tanto seguir adelante y ser capaces de vivir algo nuevo? Quizás la respuesta a esto sea el miedo al fracaso. alta_fidelidad_stephen_frears_2000_5551_511x

El otro día, una persona que conocí hace poco (y no por eso menos interesante…) me recomendó una película que se llama “Alta fidelidad“, de mi amado John Cusack. La verdad que me ha sorprendido más de lo que esperaba, para haceros un breve resumen, digamos que va sobre alguien que piensa tanto la cosas como yo, o como vosotr@s que leéis este blog, se plantea en una lista sus 5 rupturas más dolorosas, entre ellas la más reciente, entonces decide emprender una “investigación” en la que quiere descubrir aquello que ha dejado de funcionar para que esas relaciones fracasaran, en un momento dado de la película llega a ese punto que todos conocemos: hemos dejado atrás algo nuevo, nos refugiamos en lo conocido y volvemos a caer en esa persona que sabemos que no nos lleva a ningún lado pero que no va a rechazarnos…aunque si que nos rechazó en un pasado. Pero John dice algo tan brutal y coherente que necesito que hagamos una pausa de estas que me gusta tanto hacer con vosotros:

“Ahora podría haberme enrollado con ella, que mejor manera de exorcizar los demonios que tirarte a quien te rechazó, pero no te acostarías con una persona, si no con tu triste pasado de rechazos[…]”

Nuestro triste pasado de rechazos… es una poética manera de decirlo. Pero no nos juzguemos, todos hemos cometido ese “acto” de volver con aquellas personas que no nos quisieron en su momento pero que ahora se plantean la posibilidad de que quizás se equivocasen y que pueda surgir algo bonito. Escúchame, TU ya viviste algo bonito.

Es decir, ¿que ocurre con las historias no iniciadas? ¿que ocurre con aquellas cosas que sabes que iniciarías totalmente nuev@, totalmente sin temores y recuerdos negativos?

¿Por qué a la gente le da tanto miedo sentir algo tan bonito y nuevo que nos despierte?

Los recuerdos, nos curten, nos dan lecciones, nos enseñan que quizás no era tan buena idea esperar a medianoche en su portal, que quizás no era tan buena idea llamarle para decir todas aquellas cosas que no quiso escuchar cuando te tuvo delante, que quizás no era tan buena idea decirle que no sería lo mismo sin él/ella. 6a00d8345160c569e20133f49d2448970b

Pero…cuando queremos escribir la historia de nuestras vidas, cuando queremos mirar a esta nueva persona a los ojos y darle lo que sabemos que podemos ofrecer, no queremos estar vacíos de recuerdos, no queremos pensar que no vivimos anteriormente algo tan bonito y doloroso que nos hace disfrutar sin temor esta novedad. Este nuevo sentimiento. No queremos ser un libro en blanco. Queremos haber amado. Sin importar como.

Entonces tengo una última pregunta…

Si no te importa… ¿a que estás esperando a vivir algo nuevo? 

Algo, real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s